Diario del Cazador

auto
Se ha autoproclamado caballero. Carece de prestigio. Blande un aguijón hecho de maderarmazón al que llama «Terminavidas».
Spacer.png
Existen ciertas criaturas que son tan débiles, inútiles, ineptas e irritantes que cazarlas pierde todo el interés.
Hr.png


Zote es un viajero de las afueras de Hallownest. Él vino al reino para cumplir una promesa; después se revela que fue una promesa de gloria para sí mismo.

Ver Príncipe Gris Zote para el jefe de sueño.

Hr.png

Historia

Nombró a su aguijón "Terminavidas" porque los nombres supuestamente tienen poderes. Desafortunadamente, debido a que está hecho de maderarmazón, no puede hacer daño.

Mientras se autoproclama el guerrero más fuerte en la tierra, es encontrado atrapado por enemigos débiles o reclamando gloria por las hazañas de otros bichos. Considera al Caballero como inferior y lo acusa de interferir en sus planes constantemente.

Hollow Knight

Zote es encontrado en el Sendero Verde. Está en las Mandíbulas de un Rey Vengamosca, y El Caballero tendrá la opción de salvarlo o dejarlo. Si es salvado, se quejará de que el Caballero interfirió entre él y su "presa", se presentará y alardeará de sus supuestas hazañas.

Si no es salvado antes de adquirir la Garra de Mantis, Zote morirá en esta localización, dejando su aguijón y su cabeza. Golpear su cabeza en este punto te dará el logro Abandono.

Si es salvado en Sendero Verde, Zote estará en Bocasucia, donde le hablará al Caballero en un tono arrogante.

Zote se encontrará en un pasillo que lleva a los almacenes de la Ciudad de Lágrimas. El habrá olvidado al Caballero y se presentará de nuevo.

Zote se encontrará atrapado en telarañas, presumiblemente habiendo sido capturado por las bestias de Nidoprofundo. Una vez más, el caballero tiene la opción de salvarlo o dejarlo, aunque esta vez dejarlo no resultará en su muerte. Si es salvado se quejará sobre el Caballero entrometiéndose.

Si el Caballero lo salvó ambas veces, Zote será capturado y terminará en el área de descanso del Coliseo de los Insensatos, donde alardeará de sus habilidades y que ser capturado era parte de su plan. Él entonces se convierte en el jefe final de la Prueba del Guerrero. Como jefe, no puede dañar al caballero ya que su aguijón está hecho de maderarmazón. Simplemente hay que golpearlo hasta que la pelea termine. Él es algo inepto en combate y estropea sus saltos constantemente.

Después de su derrota, y después de que Bretta sea rescatada, regresará a Bocasucia con el casco de un Insensato escudado como un supuesto "trofeo" y se reclama como el nuevo campeón mientras destruye la reputación del Caballero. Bretta se enamora de él, sus dibujos y peluches del Caballero son remplazados por un solo retrato de Zote. Aquí recitará los "57 Preceptos de Zote"

Godmaster Icon.png

Contenido de Buscador de Dioses


Statue Zote.png

Mientras Zote por si mismo es muy débil para formar parte del ritual de la Godmaster Icon.pngBuscadora de Dioses, su mente aún puede invadir el Godmaster Icon.pngSalón de los Dioses. Él aparece como una cantidad infinita de peligrosos Zotitos de varios tipos en una mazmorra sinfín llamada Godmaster Icon.pngLa Eterna Disputa.

Hr.png

Primer Encuentro, Sendero Verde

Diálogo

Primer Encuentro
¡¿A dónde crees que vas?! ¿Cómo osas a entrometerte entre mi presa y yo? ¿Acaso es un hábito vuestro el escabullirse, meterse en medio y causar molestias?

¿Por qué me sigues molestando? Soy un Caballero. Tus juegos infantiles no me interesan. Necesito descansar.

¡Largo! Antes de que desenvaine mi aguijón...

Escucha esto, chucho. Soy Zote el Todopoderoso, un caballero de gran renombre. Crúzate en mi camino de nuevo y te mostraré por qué llaman a mi arma «Terminavidas».

Spacer.png


Aguijón Onírico
Que bestia tan estúpida, te has mellado la mandíbula al masticar mi cuerpo indestructible. ¡No me extraña que este enclenque te derrotara!

Hr.png

Segundo Encuentro, Bocasucia

Diálogo

Hablando
¡Tú! ¿Por qué merodeas por las sombras?

Sí, tus ojos no te engañan. Soy Zote el Todopoderoso, un caballero de gran renombre. ¡Estremécete ante mi mera presencia!

Mientras tú estabas escondiéndote en tu ruinosa aldea, yo me he aventurado en ese oscuro agujero y he matado a una bestia de gran envergadura. Tenía una mandíbula afilada y era cruel y atroz.

Sí, sí. Para mí toda la gloria. ¡No tengo tiempo para tus adulaciones! Debo descansar y prepararme para la próxima jornada.

El tipo bobalicón de ahí... No para de decir sandeces. Parece creer que el mismo aire de las cavernas es mortífero. Debería considerar la idea de no respirar.

También está hablando sin parar de los sueños. ¡Puff! Los sueños son para aquellos tan débiles que no pueden vivir.

Jum. Menuda aldea tan esmirriada. El aire es nauseabundo y los ojos de sus habitantes son malvados. Volveré ahí abajo lo antes posible.

Spacer.png


Aguijón Onírico
Este deprimente lugar... me recuerda a casa. Es horrible...

Hr.png

Tercer Encuentro, Ciudad de Lágrimas

Diálogo

Hablando
¡Hey! ¡Ten cuidado con lo que haces, mendigo repugnante! No quiero que me salpiques. Me ha costado mucho mantenerme seco.

Soy Zote el Todopoderoso, un caballero de gran renombre. ¡Y si decido quedarme seco, eso es lo que va a pasar!

¡Maldigo a esta miserable ciudad! ¡No paran de caer monstruos y agua! Así no hay duda de la caída de este reino en la ruina...

¿Los has visto? ¿Los guardias que patrullan la ciudad, incluso después de muertos?

Jum. No hay ninguna virtud en ser demasiado devoto a los deberes de uno.

Supongo que te impresiona el tamaño de las torres. Jum. He visto torres más altas en mis viajes. Y más bonitas también.

Spacer.png


Aguijón onírico
¿Por qué llora el aire? ¿Acaso el reino intenta burlarse de mí? Hace mucho tiempo que derramé la última lágrima...

Hr.png

Cuarto Encuentro, Nido Profundo

Diálogo

Hablando
¡Hey! ¿Qué haces, zoquete? ¿Meciendo tu roñoso aguijón en la oscuridad?

¡Casi me das! Si lo hubieses hecho, hubiese sido tu fin. ¡Créeme!

Soy Zote el Todopoderoso, un caballero de gran renombre. Mi arma, «Terminavidas» ha machacado a cientos de enemigos. ¡Largo o serás el próximo!

Spacer.png


Hablando de nuevo
¿Hmm? ¿Te has perdido en estos oscuros túneles? No me importa.

No, no pienso sacarte de aquí. Conozco el camino, gracias a mi prodigiosa memoria, pero viajo solo. Largo.

Spacer.png


Aguijón onírico
Así que este reino estaba escondiendo este oscuro nido de depredadores mortales. El depredador más mortal de todos está justo aquí...

¡Zote el Todopoderoso!

Hr.png

Quinto Encuentro, Coliseo de los Insensatos

Diálogo

Hablando
¿Hmm? ¿Qué quieres, chucho? ¿También has venido a reírte de mí?

¡Insensatos! ¡¿Acaso no habéis pensado que estar atrapado en esta jaula era precisamente lo que buscaba?!

¡Liberadme en la arena!

¡Soy Zote el Todopoderoso! ¡Y tan pronto como desenvaine mi aguijón, «Terminavidas», tu risa se convertirá en gritos de pavor!

He pasado mi vida entera luchando. He matado a cientos, no, miles de enemigos.

¿Y esos insensatos van a enfrentarse a mí en combate? ¡Memeces! Parece que un poderoso anhelo de ser destruidos les ha poseído.

Bien, entonces. Zote el Todopoderoso les dará lo que desean...

Spacer.png


Hablando de nuevo
¡Déjame, gusano inmundo! Debo descansar antes de mi gran batalla. Reza para que no nos encontremos en la arena...

Spacer.png


Aguijón onírico en la jaula
Qué miserable es estar aquí atrapado en lugar de continuar mi misión...

Vine a este reino a cumplir una promesa... Y eso es lo que haré...

Spacer.png


Aguijón onírico durante la batalla
Mataré a mil mas... ¿será eso suficiente, padre?

No temas, Chucho. Tu muerte sera rapida.

Otro necio que muere a manos de terminavidas

Spacer.png


Aguijón onírico tras ser derrotado
¡Vamos, chucho! ¡Huye de aquí! ¡No sea que siga humillándote!

Hr.png

Encuentro Final, Bocasucia

Diálogo

Hablando
¡Pero ese no es el único peligro que se ha interpuesto en mi búsqueda de gloria! Has visto este trofeo, ¿verdad? Un recuerdo de mi triunfante batalla final en la arena que se encuentra bajo nosotros.

Sí, «Terminavidas» reclama otra víctima, y la muchedumbre vitorea exultante. La ovación fue tan sincera como ruidosa.

¿Preguntas que a quién le debo mi larga lista de triunfos y victorias? Como ya dije, la clave es mi filosofía personal, los «Cincuenta y siete preceptos de Zote». El primer precepto es particularmente relevante aquí: «Gana siempre tus batallas». ¿En cuanto a los cincuenta y seis restantes? Bueno...

Spacer.png


Aguijón onírico
Vine a este reino a cumplir una promesa... ¡Y lo he hecho!

Una promesa que hice hace mucho tiempo... Una promesa a mí mismo...

¡Una promesa de gloria! ¡Gloria para mí, Zote el Todopoderoso! Nunca dudé de mí mismo, nunca flaqueé y ahora he conseguido todo lo que deseaba.

Preceptos 1-10

Primer precepto: «Gana siempre tus batallas».
Perder una batalla no te aporta nada ni aprendes nada. ¡Gana tus batallas o no participes en ellas!

Spacer.png


Segundo precepto: «Nunca dejes que se rían de ti».
Los necios se ríen de todo, incluso de sus superiores. Pero cuidado, ¡la risa no es inofensiva! La risa se extiende como una enfermedad y, pronto, todos se reirán de ti. Necesitas atacar la raíz de este júbilo perverso rápidamente para evitar que se extienda.


Spacer.png


Tercer precepto: «No desprecies un buen descanso».
La lucha y la aventura hacen mella en cualquier cuerpo. Al descansar, tu cuerpo se fortalece y se repara. Cuanto más descanses, más fuerte te vuelves.

Spacer.png


Cuarto precepto: «Olvida tu pasado».
El pasado es doloroso y pensar en él solo trae miseria. Piensa en algo diferente, como el futuro o algo de comida.

Spacer.png


Quinto precepto: «La fuerza se combate con fuerza».
¿Tu oponente es fuerte? ¡No importa! Supera su fuerza con más fuerza y pronto lo derrotarás.

Spacer.png


Sexto precepto: «Elige tu propio destino».
Nuestro antecesores nos enseñaron que nuestro destino está escrito antes de nuestro nacimiento. No estoy de acuerdo.

Spacer.png


Séptimo precepto: «No llores a los muertos».
Al morir, ¿las cosas mejoran o empeoran? No podemos saberlo con certeza, así que llorar es un gesto inútil. Incluso celebrarlo lo es.

Spacer.png


Octavo precepto: «Viaja solo».
No puedes confiar en nadie, nadie será leal siempre. Así que nadie debe ser tu compañero.

Spacer.png


Noveno precepto: «Mantén limpio tu hogar».
Tu hogar es donde cobijas tu posesión más valiosa: tú mismo. Por lo que debes mantenerla limpia y ordenada.

Spacer.png


Décimo precepto: «Mantén tu hoja afilada».
Yo siempre me aseguro de que «Terminavidas» está siempre afilado. Así es mucho más fácil cortar cosas.

Preceptos 11-20

Undécimo precepto: «Las madres siempre te traicionarán».
Este precepto se explica por sí mismo

Spacer.png


Duodécimo precepto: «Mantén seca tu capa».
Si se moja, sécala lo antes posible. Vestir capas mojadas es desagradable y te puede enfermar.

Spacer.png


Decimotercer precepto: «Nunca tengas miedo».
El miedo solo te bloquea. Enfrentarse a los propios miedo puede ser un esfuerzo enorme. Así que es mejor no temer a nada en primer lugar.

Spacer.png


Decimocuarto precepto: «Respeta a tus superiores».
Si alguien te supera en fuerza, intelecto o ambos, debes mostrarle tus respetos. No le ignores o te rías de él.

Spacer.png


Decimoquinto precepto: «Un enemigo, un mandoble».
Solo debes usar un golpe para derrotar a un enemigo. Más de uno es un desperdicio. Además, al contar los mandobles que has asestado en la batalla sabrás cuántos enemigos has derrotado.

Spacer.png


Decimosexto precepto: «No dudes».
Una vez que hayas tomado una decisión, acátala y no mires atrás. Conseguirás mucho más así.

Spacer.png


Decimoséptimo precepto: «Cree en tu fuerza».
Otros podrán dudar de ti, pero hay alguien en quien siempre podrás confiar. Tú mismo. Asegúrate de creer en tu fuerza y nunca flaquearás.

Spacer.png


Decimoctavo precepto: «Busca la verdad en la oscuridad».
Este precepto también se explica solo.

Spacer.png


Decimonoveno precepto: «Si lo intentas, consíguelo».
Si vas a intentar algo, asegúrate de lograrlo. Si no lo logras, ¡habrás fracasado! Evita el fracaso a toda costa.

Spacer.png


Vigésimo precepto: «Que tus palabras solo reflejen la verdad».
Al hablar con alguien, lo cortés y eficiente es hablar sinceramente. Pero no olvides que el hablar sinceramente te hará ganar muchos enemigos. Tendrás que vivir con eso.

Preceptos 21-30

Vigésimo primer precepto: «Sé consciente de lo que te rodea».
¡No camines con la mirada fija en el suelo! Has de andar sin bajar la mirada para asegurarte de que nada te pilla por sorpresa.

Spacer.png


Vigésimo segundo precepto: «Abandona el nido».
Tan pronto pude, abandoné mi lugar de nacimiento y me labré mi propio camino en el mundo. No remolonees en el nido. Allí no podrás encontrar nada.

Spacer.png


Vigésimo tercer precepto: «Identifica los puntos débiles de tus enemigos».
Cada enemigo al que te enfrentes tendrá un punto débil, como una grieta en su coraza o estar dormido. ¡Debes estar constantemente alerta y escrutando a tu enemigo para detectar su debilidad!

Spacer.png


Vigésimo cuarto precepto: «Ataca el punto débil de tu enemigo».
Cuando hayas identificado el punto débil de tu enemigo según el precepto anterior, atácalo. Así les destruirás inmediatamente.

Spacer.png


Vigésimo quinto precepto: «Protege tu propio punto débil».
Percátate de que tu enemigo intentará identificar tu punto débil, así que debes protegerlo. ¿La mejor protección? No tengas un punto débil, para empezar.

Spacer.png


Vigésimo sexto precepto: «No te fíes de tu reflejo».
Cuando te asomes a ciertas superficies reflectantes, quizás veas una copia de tu propia cara. La cara imitará tus movimientos y será parecida a la tuya, pero no creo que se pueda confiar en ella.

Spacer.png


Vigésimo séptimo precepto: «Come tanto como puedas».
Cuando comas, come tanto como puedas. Te dará energía adicional y así podrás comer con menos frecuencia.

Spacer.png


Vigésimo octavo precepto: «No te asomes a la oscuridad».
Si te asomas a la oscuridad y pasas mucho tiempo sin ver nada, tu mente empezará a deambular por recuerdos antiguos. Tal como dice el cuarto precepto, hay que evitar los recuerdos.

Spacer.png


Vigésimo noveno precepto: «Desarrolla tu sentido de la orientación».
Es fácil perderse al viajar por cavernas tortuosas y laberínticas. Tener un buen sentido de la orientación es como tener un mapa mágico dentro de tu cabeza. Muy útil.

Spacer.png


Trigésimo precepto: «No aceptes nunca una promesa». Rechaza las promesas de los demás, siempre se rompen. Evita especialmente las promesas de amor o matrimonio.

Spacer.png
Preceptos 31-40

Trigésimo primer precepto: «Las enfermedades viven en la suciedad».
Enfermarás si pasas demasiado tiempo en lugares sucios. Si te alojas en casa de alguien, exige la mayor limpieza a tu anfitrión.

Spacer.png


Trigésimo segundo precepto: «Los nombres tienen poder».
Los nombres tienen poder, y darle nombre a algo es otorgarle poder. Yo mismo llamé a mi aguijón «Terminavidas». ¡No me copies el nombre! ¡Invéntate el tuyo!

Spacer.png


Trigésimo tercer precepto: «No muestres ningún respeto al enemigo».
¡Ser galante con tus enemigos no es una virtud! Si alguien se te opone, no se merecen ni respeto, ni amabilidad, ni piedad.

Spacer.png


Trigésimo cuarto precepto: «No comas justo antes de dormir».
Esto puede causarte molestias e indigestión. Es sentido común.

Spacer.png


Trigésimo quinto precepto: «Arriba es arriba, abajo es abajo».
Si te caes en la oscuridad, es fácil perder la orientación y olvidarse de hacia dónde está arriba. ¡Recuerda este precepto!

Spacer.png


Trigésimo sexto precepto: «Las cáscaras de huevo son frágiles».
De nuevo, este precepto se explica por sí mismo.

Spacer.png


Trigésimo séptimo precepto: «Toma prestado, pero no prestes».
Si prestas algo y te lo devuelven, no ganas nada. Si tomas algo prestado y no lo devuelves, lo ganas todo.

Spacer.png


Trigésimo octavo precepto. «Cuidado con la Fuerza Misteriosa».
Una fuerza misteriosa nos empuja hacia abajo desde arriba. Si pasas demasiado tiempo en el aire, la fuerza te aplastará contra el suelo y te destruirá. ¡Cuidado!

Spacer.png


Trigésimo noveno precepto: «Come rápido y bebe despacio».
Tu cuerpo es delicado y tienes que alimentarlo con meticulosidad. La comida tiene que entrar lo más rápido posible, pero los fluidos tienen que entrar más despacio.

Spacer.png


Cuadragésimo precepto: «No obedezcas ninguna ley salvo la tuya».
Las leyes hechas por otros podrían causarte molestias o ser una carga. Que tus deseos sean la única ley.

Spacer.png
Preceptos 41-50

Cuadragésimo primer precepto: «Aprende a detectar mentiras».
Cuando otros hablan, a menudo mienten. Examina sus palabras e interrógales hasta que revelen sus engaños.

Spacer.png


Cuadragésimo segundo precepto: «Gasta geo cuando lo tengas».
Algunos se aferran a su geo y hasta se lo llevan a la tumba cuando mueren. Es mejor gastarlo cuando puedas y disfrutar de las distintas cosas que ofrece la vida.

Spacer.png


Cuadragésimo tercer precepto: «No perdones nunca».
Si alguien, como un hermano tuyo, te pide perdón, niégaselo siempre. Ese hermano, o quien sea, no se lo merece.

Spacer.png


Cuadragésimo cuarto precepto: «No puedes respirar agua».
El agua es refrescante, pero si intentas respirarla te llevarás una sorpresa.

Spacer.png


Cuadragésimo quinto precepto: «Una cosa no es otra cosa».
Esto debería ser obvio, pero he discutido con algunos que dicen que una cosa, que claramente es eso y no otra cosa, en realidad es una cosa diferente, cuando no lo es. ¡Permanece alerta!

Spacer.png


Cuadragésimo sexto precepto: «El mundo es más pequeño de lo que crees».
Cuando eres joven, tiendes a pensar que el mundo es vasto, enorme, gigantesco. Es normal. Por desgracia, es mucho más pequeño que eso. Ahora que he viajado por todas las tierras, puedo decirlo.

Spacer.png


Cuadragésimo séptimo precepto: «Hazte tu propia arma».
Solo tú sabes con precisión lo que necesitas de tu arma. Yo me fabriqué mi «Terminavidas» de maderarmazón cuando era joven. Nunca me ha fallado. Ni yo a ella.

Spacer.png


Cuadragésimo octavo precepto: «Ten cuidado con el fuego».
El fuego es un tipo de espíritu caliente que baila sin cuidado. Puede calentarte e iluminar tu camino, pero también te chamuscará la coraza si te acercas mucho.

Spacer.png


Cuadragésimo noveno precepto: «Las estatuas no tienen propósito».
¡No las honres! Nadie me ha esculpido nunca ni a mí ni a ti. ¿Por qué deberíamos hacerles caso?

Spacer.png


Quincuagésimo precepto: «No te detengas en los Misterios».
Algunas cosas en este mundo se nos aparecen como puzles. O enigmas. Si no se hace evidente inmediatamente el significado tras algo, no pierdas tiempo pensando en ello. Sigue adelante.

Spacer.png
Preceptos 51-57

Quincuagésimo primer precepto: «Nada es inofensivo».
Cualquier cosa en este mundo te hará daño, si tiene la oportunidad. Amigos, enemigos, monstruos, caminos accidentados. Sospecha de todos.

Spacer.png


Quincuagésimo segundo precepto: «Ten cuidado con los celos paternos».
Los padres creen que porque nos crearon tenemos que servirles y nunca superar sus capacidades. Si quieres forjarte tu propio camino tienes que destruir a tu padre. O abandonarle.

Spacer.png


Quincuagésimo tercer precepto: «No robes los deseos de los demás».
Todas las criaturas mantienen sus deseos encerrados dentro de sí mismos. Si consigues entrever los deseos de otro, resiste el instinto de hacerlos tuyos. No te dará felicidad.

Spacer.png


Quincuagésimo cuarto precepto: «Si guardas algo bajo llave, conserva la llave».
Nada debería permanecer encerrado para siempre, así que conserva tus llaves. Con el tiempo, volverás y abrirás aquello que guardaste.

Spacer.png


Quincuagésimo quinto precepto: «No te inclines ante nadie».
Hay seres en el mundo que imponen su voluntad a otros. ¡Afirman poseer tu comida, tus tierras, tu cuerpo y hasta tus pensamientos! No han hecho nada para ganarse estas cosas. Nunca te inclines ante ellos y asegúrate de desobedecer sus órdenes.

Spacer.png


Quincuagésimo sexto precepto: «No sueñes».
Los sueños son cosas peligrosas. Ideas extrañas, que no son tuyas y que pueden colarse en tu mente. Pero si te resistes, ¡te invadirá la enfermedad! Mejor no soñar en absoluto, como yo.

Spacer.png


Quincuagésimo séptimo precepto: «Obedece todos los preceptos».
Y lo que es más importante, tienes que memorizar todos estos preceptos y obedecerlos sin falta. ¡Incluido este! Hmm. ¿De verdad has escuchado todo lo que he dicho? Empecemos de nuevo y repitamos los «Cincuenta y siete preceptos de Zote».

Spacer.png
Hr.png

Trivia

  • En el Coliseo de los Insensatos, cuando la batalla contra Zote empieza, la audiencia se ríe de él.
  • Un amuleto llamado "Amuleto Zote" fue una idea que nunca llegó al juego final. Hubiera hecho que el Caballero muriera con un solo golpe.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.